viernes, 6 de septiembre de 2019

Sinfonía de la sal




Sinfonía de la sal*

de Denisse Español






Decía Martí que la poesía era capaz de darle alas a la ostra. Su misterio es la capacidad para transformar no solo la realidad que vivimos, sino también nuestra percepción, nuestra actitud, nuestro sentir, sobre la realidad. Solo cuando está tocado por la poesía el poema es en verdad un poema. A veces la poesía se cuela inadvertidamente como un soplo en la cadencia o en el tono que cosas ordinarias que ella logra levantar como el flautista a la serpiente en el sombrero. A veces la poesía está incluso en solo una idea, capaz de hacer que el lector se sienta habitado en ella. Sin embargo, quien pretende reseñar una obra poética, debe atenerse siempre aclarar que precisamente por lo antes observado, toda reseña o crítica no es sino una lectura particular posible, de muchas otras posibles. Es decir, el puente que se logra establecer o el diálogo que aflora entre un lector concreto y una obra.



En esta ocasión hablamos con un libro, Sinfonía de la sal, de nuestra amiga, Denisse Español, antillana nacida  en la República Dominicana, que es como describimos mejor nuestra relación, muy especial también, con cubanos y dominicanos.



Denisse, para los pocos que no la conocen, es una compañera de la poesía que conocimos hace un par de años, cuando acudió, prestada y con presteza a nosotros, invitada por el Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico. En abril pasado, y muy feliz, con su nuevo libro en las manos, me habló de presentarlo en Puerto Rico. Y aquí cumplimos hoy un deseo de varios siglos de amor ininterrumpido... entre puertorriqueños y dominicanos.



En la última página del libro hay una brevísima y muy curiosa biografía de Denisse en la que se nos informa que nació de solo 5 libras y que cabía en la mano de su abuela. Nos dice además, que sin embargo nació adulta, y que es arquitecta, madre y esposa, y que, como la poesía suele invadir sus aposentos, ha publicado ya algunos libros.



El libro que Denisse nos mostró en nuestra tierra hermana, como un bebé acunado entre sus brazos, se llama Sinfonía de la sal, y, en efecto, no es su primer bebé. En el extremo de sus brazos se ensueñan sus dedos como las pencas de una palma. Y así, Una casa en la palma de tu mano, se titula uno de sus libros previos. No conozco el cartero, es otro de sus libros de poemas. A su modo, un título y otro nos evocan, extremando seguramente las cosas, su profesión de arquitecta, es decir, de soZadora de espacios -ajenos- que brotan de los espacios -propios- de sus propios deseos… habitados. 


El libro de Denisse Español es una primera edición de un conjunto de 82 páginas en las que habitan, con unidad de tono, técnica y lenguaje, 30 poemas. Además de esos 30,  hay otros dos textos muy breves, que, como los apartes en el teatro, parecen grafitis en el muro de una pared, escritos con el dejo gustoso de una poesía disfrazada de prosa, o como se escriben las confesiones en un diario imaginado. Ambos textos se confunden dentro de la red que configura una bandada de mariposas que se elevan, tal como lo presenta esa portada que de manera tan sugerente representa varios contenidos del cuaderno. 

Una mujer, colocada en cuclillas, y con la cabeza baja, más que reverente nos parece recogida en sí misma. De su espalda brotan mariposas y ramas con hojas. Las mariposas pudieran representar lo mismo la insoportable levedad del ser, que unos pasos de ballet huidizos. Aunque se diga sinfónica, el verso de Denisse se acoge a los modos contemporáneos que huyen del metro y la rima. Pero, aún breves como son, los versos de Denisse buscan con la tenuidad de sus alas, su propio ritmo, con instrumentos que tienden al arte menor. Mucho menos que al discurso pregonado, su verso se desenvuelve en un decir más acogido a la exhalación, al balbuceo y el susurro. O lo que vale decir: que esta poesía se encarrila con una dicción recogida, porque no se aventura al salto ni se predispone a la salida.


Al índice o tabla de contenido, Denisse lo llama “partitura”, para subrayar, en conformidad no solo con el título de libro, sino con lo que en este cuaderno se ha pretendido hacer, una sinfonía. Hay, además, una segunda sección del libro, compuesta por solo cuatro movimientos o poemas, que titula “acordes”, y que quizás estén separados del resto de 26 poemas porque, más que expresión de versos que manan de vivencias muy íntimas, como estos son, los cuatro acordes son reflexiones o metapoemas que, versan, armónicamente, sobre el conjunto total. 


“Reconozco absurdas estas frases”, dice en esos acordes. “Por qué lloras?”, se interroga. “Rechazo la espina de tu voz”, advierte en una alusión apostrofada. “Anoche al leer un libro / te vi regresar con calma”, balbucea quedamente a un tú con el que tiene una relación quizás más compleja que conflictiva, y que de alguna manera remite al perfil de una madre o quizás de un alterego, o un desdoblamiento, o quizás ambas cosas, y ante el cual o la cual se reacciona con una conflictiva combinación de amor y de dolor. El lector opinará mejor que nosotros.



Lo indudable es que, dos epígrafes, colocados en la entrada, o en el recibidor, aluden a la soledad, el vacío y el abandono. Tocado, por la divina gracia de ese bautismo, el conjunto de poemas se encarrila por una serie “caminos impalpables”, quizás por subrepticios o por íntimos. Por eso la voz en estos versos tiende a ser como la voz de una serenata dolida y susurrante, seguramente esquiva y sombreada. Véase como acuden a los ojos estas voces como un conjunto muy señalable: 


grito, amnesia, fango, hastío, emergencia, cansancio, flor macabra, fatiga, oculto, penumbra, serpiente, insomnio, clavo, espina, ceguera, soledad, nada, amnésica, demencia, bestia, escombro, entre muchas otras.

Pareciera que el libro se yergue sobre la lucha desigual entre el deseo y la realidad que acecha. Percibimos una marginalidad, un vivir de costado, una vulnerabilidad impuesta por un destino fatal o que pareciera imbatible, inevitable. 


“Quisiera saber quién soy” se pregunta sumida en un laberinto. “El ave que asfixio a diario”, es un clamar por una libertad que más que impuesta es autoimpuesta. “Me quito la silla”, dice con una voz de renuncia. Hay, dice, una… “inequívoca conexión entre la poesía y el llanto”. Y en efecto, encontramos en este cuaderno una trilogía de ausencia, poesía y llanto. Y un dolor oculto, o disfrazado. Es la sal. 


La gran paradoja que este libro presenta al lector está en la conjunción de la voz sinfonía y el atributo de sal. ¿Por qué calificar como sinfonía a un atributo como sal?


Pudiera decirse, quizás, que el título sugiere que el libro es un concierto de la transfiguración de la sal en arte. Pero, en definitiva, ¿qué es en este universo poético la sal? Pues la sal no solo es aquella especia que preserva e incrementa el sabor. La voz común de estar sala’o desenmascara una realidad caracterizada por la desventura, lo apesadumbrado, una frustración que no es fugaz sino constante. Crónica. Llamar a esa condición sinfonía es, por tanto, magnificarla, una forma de hipérbole, de decir, por ejemplo, que se está muy sala’o. Observamos entonces que en el conjunto de poemas se habla de “recitales de sal”, es decir, no de un recital, sino de una pluralidad de recitales, una multiplicación de recitales, una abundancia. 


Por otra parte, este libro tiene muchos diferentes granitos de sal, no es uno solo. En un poema titulado “isla de sal”, la voz que habla, aun con las esquinas rotas, lanza botellas al mar, que, obviamente, o contienen mensajes de auxilio. Si habláramos de una comedia romántica, cosa que no es, en lugar de auxilio quizás diría te amo. Pero, al menos, este mar que la aísla no es el morir del que habla Jorge Manrique, Solo evoca aislamiento. Es decir, una isla donde nos acorrala un mar salado. Toda botella al mar busca o anhela, lo confiese o no, un contacto. Clama por un interlocutor o por una respuesta. 


A veces algunos poemas nos recuerdan ese tono de renunciamiento que caracterizó parte de la obra de Julia de Burgos. Coincidiendo con ese tono, nos parece percibir en algunos versos cierto desdoblamiento, la presencia de un alterego, una otredad, un ser opuesto al ser que nos habla en el conjunto, como ocurre por ejemplo, en aquellos famosos versos en los que debaten la Julia doméstica y burguesa contra la Julia que se le rebela, la de la antorcha en la mano. Así Denisse puede decir, por ejemplo: 


“Me engalano sobre el privilegio de saberte, de pensarte con otra cara / otro cuerpo”.

O, “Me asumo grande / soy autónoma bajo tu nombre”. En otro poema se ve como

“una bestia” que viste su piel. “Ella –dice– conoce las fisuras” y “me descubre cada vez”.

“Ella se nutre del amor / se baña con él / copula con él / luego lo decapita.”

En el poema que titula “Striptease”, dice: “me quito la silla, me saco los ojos, me desalojo de mí misma y salgo por las grietas”. 


Mas no todo en este libro es deshabitarse y desahucio. También hay redención. Hay una imagen poderosa del dramaturgo español Alejandro Casona: Los árboles mueren de pie, que, aunque es cierto que habla del morir, habla del morir de pie, que no implica que una rendición. Muere de pie el que se yergue en la lucha, no el que se rinde.

A pesar de todo, como al viejo olmo de Machado, a este olmo muerto en la colina, “algunas hojas verdes le han salido”. Por eso, la voz que habla en este libro, desea, según oímos: “deshacerme de la rabia / por ejercerla / en mi contra”. 

Así, ya al otro lado del abismo de un remolino, podemos leer que también:

“Construyo al sujeto en el que creo”, o que dibujo trayectos de risas y ventanas abiertas. Mientras, busca un nombre para el poema, porque después del alumbramiento cada poema aprende a respirar.


El libro de Denisse es una odisea por un mar ignoto. Una odisea es un viaje largo en el que abundan peripecias adversas, pero siempre tiene por término, el buscado. La llegada al puerto deseado. A esta luz podemos completar la idea que encierra la imagen de la portada. Volvemos a apreciarla:


Una mujer acuclillada –y podemos aventurar con certidumbre que la imagen representa a una mujer–, que más que recogida sobre sí, por sumisa o por dolida, lo que hace es un gesto de devoción y ofrenda. Y en la pureza honesta de su desnudez. Miremos sus manos. Miremos cómo desde su cuerpo se elevan ramas y proliferan las mariposas. Miremos como… la sal centellea en su entorno como una aureola de luces que quizás, como hemos visto, tenga raíces en el dolor, pero un dolor transfigurado. Radiante.

Estamos ante un libro cromático, para degustar.


MRD


 Marcos
Reyes Dávila
¡Albizu seas! 

Presentación del libro leída en Casa Norberto el 5 de septiembre de 2019


viernes, 19 de julio de 2019

Lecciones del 17 de Julio de 2019



Lecciones del 
17 DE JULIO DE 2019


Seguramente la manifestación del 17 de Julio de 2019 celebrada en el Viejo San Juan contra el gobierno corrupto de Ricardo Rosselló ha sido la más numerosa y contundente de la historia de Puerto Rico. Eso incluye la que se efectuó contra la Marina de Guerra de USA y la olvidada Contra el SuperPuerto de Hernández Colón de hace varias décadas.
Desde mediada la tarde, hasta las 10 de la noche, un río interminable de gente ingresaba a pie, al menos desde el Puente Dos Hermanos, creando una multitud tan grande que arropó todas las calles del Viejo San Juan.  A eso hay que agregar las manifestaciones celebradas en otros pueblos del país y en otras ciudades de Estados Unidos. Y encima de todo, el recorrido a través de las calles de San Juan de un millar de motociclistas. Los estimados de 150 a 200 mil  participantes --y aun más-- no son inverosímiles.
En cuanto manifestación pública contra un gobernador y un gobierno abusador y corrupto, los sucesos de ayer son los más extraordinarios de la historia nacional.
La formidable afluencia de una juventud entusiasta y valerosa, que tuvo el tesón suficiente para permanecer firme durante más de seis u ocho horas, sencillamente asombra y mide con exactitud el grado de indignación y rechazo saturado.

No se trata seguramente solo de la reacción al chat infame del gobernador arrogante y su círculo íntimo de mafiosos. La expresiones de rebeldía y rabia han sido impulsadas, dicho sea con certeza, por la suma de una infinitud de denuncias que han colmado de ácido el corazón de este pueblo.
La podredumbre que puso al descubierto el Huracán María, con su enorme secuela de muertos insepultos, no será olvidada hasta pasadas varias generaciones. Del mismo modo el sistemático e inclemente saqueo y despojo, como el de la Universidad, los derechos laborables, pensiones, el cierre de escuelas, el desempleo, la fuga de la población virtualmente abocada al exilio, los empleados fantasmas, y ese desfile interminable de privilegios que asumen los que deberían ser servidores públicos, es decir, funcionarios dedicados a servir al pueblo y no al lucro personal con sueldos astronómicos que no existen ni siquiera en los países más ricos del planeta. En Puerto Rico, cualquier hijo de vecino se coloca a sí mismo con chofer y escolta para pasar de lado al frente de todos en sus limosinas negras.

 
Mas, sin duda, colmaron la copa las acusaciones de corrupción presentadas recientemente ante los tribunales --que aquí llaman federales, siendo en realidad, coloniales-- a varios de los principales protagonistas del gobierno de Rosselló seguido, casi de inmediato, por la publicación del chat sostenido desde el año pasado entre algunos de los cómplices más cercanos de la corrupción más desencarnada y depravada.
Cualquier evaluación de esta gesta histórica, así como de sus alcances y su proyección, debe tener en cuenta dos cosas.
Primero, que todo gobierno colonial es por definición capitalista y corrupto.
Segundo, que todo gobierno capitalista es corrupto.
No se trata, pues, de Rosselló y su claque, aunque este haya sido el más torpe y arrogante. Sacarlo del gobierno acaso solo signifique a la larga sustituirlo por otro que quizás sea más sofisticado y mejor explotador. Pero ese gobierno, aun en el mejor caso, seguirá siendo colonial y capitalista, luego, inevitablemente corrupto.
Lo más triste de los eventos que cabe anticipar con un considerable grado de certidumbre es que una parte considerable de los marchantes sigan votando el PNP. Es, así mismo triste, tener la certidumbre de que tantos deportistas que muestran con orgullo la bandera boricua o los que celebran las victorias de ellos... voten PNP.
No empece, el legado del 17 de julio de 2019 tiene un efecto saneador en un pueblo que palpa su vigor y contempla una identidad  propia, suya, en el rostro que marcha y enarbola su bandera. Que la mayor parte de los puertorriqueños no haya nacido es garantía a la esperanza.
Quizás el mejor y principal legado del 17 de Julio es la demostración de que aún tenemos un pueblo capaz de unirse, de indignarse, de manifestarse solidariamente. ¡Y con valor y tenacidad!
Que es un pueblo todavía joven, vigoroso y pujante que acaso un día pueda encontrarse frente a las puertas de una libertad no colonial, aunque no alcance aun la libertad no capitalista, mucho más importante.
HOSTOS SIEMPRE, mejor que nadie, podrá alumbrarnos ese camino.

Marcos Reyes Dávila
¡Albizu seas!

jueves, 27 de junio de 2019




HOSTOS socialista

llegó la hora de afirmarlo*





https://www.80grados.net/wp-content/uploads/2017/10/Eugenio_M_de_Hostos.268201913_large-960x640.jpgDigámoslo claramente ya: hay una vinculación de tal grado entre las ideas de Eugenio María de Hostos y el anarcosocialismo, que cabe afirmar que hay, de hecho, un Hostos socialista. La verdad podrá andar oculta mucho tiempo, pero habrá de prevalecer eventualmente porque los hechos en que se funda no desaparecen ni desaparecerán. A Hostos ha habido que irlo rescatando y a veces reivindicando de interpretaciones erróneas que en ocasiones se debían a información incompleta y otras a corrientes de ideas o a supuestos ideológicos prevalecientes. Otras veces, a la tendencia a repetir sin examinar lo afirmado en textos clásicos como los de Pedreira. En esta gestión de reivindicaciones, cierto es, no hemos estado solos. Pienso, por ejemplo, no solo en Julio César López, y en el mucho más olvidado de lo justo, Josemilio González.
Yo inicié, con ventaja, mis estudios hostosianos de la mano de Manuel Maldonado Denis. Don Pepe Ferrer Canales los había puesto en remojo, y tibios durante varios años, y Julio César López, la figura más encumbrada de los estudios hostosianos, aun no llegaba.
Hasta mi época con Maldonado Denis, se decía, para dar un ejemplo, que Hostos era un prócer que “había renunciado a la literatura”, es decir, un escritor “malogrado”. Hay tesis posgraduadas aprobadas por el Departamento de Estudios Hispánicos escritas en ese sentido. Nosotros refutamos desde el inicio de nuestros estudios esa tesis, así como otras dadas a descartar el carácter esencialmente revolucionario de su obra, toda, en nuestro discurso, “Hostos: las manos y su luz”, pronunciado el once de enero de 1986 en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, aplaudido por Maldonado Denis, allí presente, y publicado en la Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña, a solicitud suya (XXVI.95-96, 1987).
En los años previos al sesquicentenario dictamos varias veces una conferencia sobre “su literatura para la liberación”, publicada luego en la Revista Exégesis (núm. 7, 1989), y luego concretada y mejorada en la ponencia de 1989 presentada en el Congreso del Sesquicentenario con el título alusivo a su “llamarada escrituraria”, publicada en las memorias del congreso en 1995. En todas ellas reivindicamos nuevamente, y de manera más firme e informada, su literatura de compromiso y contenido, así como la variedad de sus formas, incluido su teatro de “nenerías”, hasta entonces olvidado. Sobre esta ponencia, un estudioso argentino que participó del mismo vino a mí para decirme que ojalá fueran ciertas mis aseveraciones, y en cambio, Fernando Aínsa se acercó para celebrarla. Poco después, Julio César López, ya director del Instituto de Estudios Hostosianos, nos ofreció redactar los estudios preliminares a los tomos I.II y I.III, que recogen parte de su obra eminentemente literaria y también de su crítica. Allí constan esas y otras tesis.
La lucha por rescatar del olvido y la insensatez el carácter revolucionario de la práctica política de su etapa española, la etapa del que hemos llamado “joven Hostos” es, para dar otro ejemplo que siguió después, y aun nos cuesta hacerla prevalecer. Definir a Hostos como autonomista y reformista es insultar a quien se desvivió por luchar por la libertad de las Antillas. Hostos entendió la Libertad como ningún otro antes. Acompañada con esta lucha ha ido la negación del alegado anexionismo de Hostos y del también alegado deslumbramiento “irreflexivo” hacia los Estados Unidos que, por definición, no pudo existir porque nada hay irreflexivo en la obra del más fecundo pensador de nuestra historia, y porque él mismo lo negó repetidamente.
Hace varios años tuvimos, además, que dar la batalla contra la concepción de un Hostos anodino y disminuido a la inopia por un alegado afán desmitificador que no halló otro apoyo que la tergiversación fatua. Nuestra respuesta más firme entonces fue defender la Cátedra de Honor Eugenio María de Hostos para Carlos Rojas Osorio, a pesar de que su oponente ofrecía a la Cátedra el texto de la novela de Hostos La tela de araña, por él descubierta. Rojas Osorio vino a esclarecer y ennoblecer los estudios hostosianos, al grado de poder considerarlo uno de los hostosianos más ilustrados y completos de las últimas décadas.
Ahora, estamos revelando el carácter socialista que observamos muy marcado en la obra de Hostos, presente en ella durante toda su vida, incluida la española del “joven Hostos”, y su etapa final de inicios del siglo XX. En Hostos no se observan tan solo, como suele afirmarse de manera reductora, influencias del positivismo comtiano y del krausismo, sino de una diversidad amplia de fuentes, corrientes del pensamiento decimonónico y de todos los tiempos y espacios, que no excluyen el anarquismo socialista de Proudhon ni el de la internacional socialista.
Muchos de los exégetas de Hostos se han preguntado por qué Hostos apenas se refiere a Marx y al socialismo. La verdad es que la defensa de las ideas socialistas siempre estuvo allí, en sus obras, aunque muy pocos la hayan querido ver, y aun menos destacar y reconocer su importancia. Más que ausentes, Hostos formuló su convergencia con estas ideas de un modo diferente y seguramente inédito, un modo que quizás sea más profundo e importante. Por eso aplaudimos a la doctora dominicana Luisa Navarro cuando señaló en el discurso del pasado natalicio en Mayagüez que la pregunta a hacer no era por qué Hostos habló apenas sobre los socialistas de su tiempo, sino por qué los socialistas posteriores no hablaron sobre Hostos. Incluidos los de nuestros tiempos.
Hostos, además, pronosticó la entonces inminente revolución proletaria en la Europa oriental, y otras importantes revoluciones que azotaron en efecto el siglo XX. De amanecer muy temprano se quejaba ya en los años 70. Lo que ocurrió es que para las luchas de reivindicaciones libertarias en los países de Nuestra América esas demandas eran intrascendentes. Las revoluciones se pronosticaban entonces para los países altamente industrializados porque había la certidumbre de que el agente revolucionario debía ser la clase obrera.
Los fundamentos de sus ideas socialistas se pueden hallar por doquier en su obra, no solo en sus tesis sobre Economía Política. Hostos no dejó de afirmar que la riqueza la produce el obrero, y aun el esclavo. Y que la economía debe estar dirigida al bienestar común y no solo al de unos pocos. De manera particular, Hostos afinca sus fundamentos asombrosamente en esa “moral social” dirigida a la construcción de sociedades en las que impere la justicia social y la libertad de todos. Y además en los principios políticos, y aun los principios económicos y sociológicos de una democracia tan radical que, incluyendo la absoluta igualdad de los ciudadanos que debían participar de ella, debía desembocar en sociedades plenamente libres e igualitarias. Por eso su democracia es de todos y para todos. Y tiene una raíz material, no abstracta. Vivir la moral era tomar ruta hacia ese destino. El derecho y el deber no se reclamaban solo para sí, pues ambos solo podían existir si eran reclamados por todos y para todos. Por eso, para Hostos, el ejercicio de la libertad y la práctica absoluta de los derechos solo son compatibles con una sociedad en la que prevalezcan la igualdad, la equidad, la justicia y la fraternidad. Para Hostos, la práctica de la moral social y el ejercicio necesario de los deberes tienen por objetivo, revolucionario, la construcción de esa sociedad. A la búsqueda de esa finalidad dirigió su pedagogía de los hombres –y mujeres—completos. Ese es, además, el fundamento último de su pedagogía.
La verdad podrá andar oculta mucho tiempo, pero, tal como lo afirmamos al principio de estas líneas, habrá de prevalecer eventualmente porque los hechos en que se funda no desaparecen. En la IV Conferencia José Martí celebrada en La Habana a fines de enero desarrollamos una parte de la demostración de la aseveración nuestra que revelamos aquí. Otro tanto hemos hecho en la pasada Feria del Libro celebrada en la República Dominicana. Quisiéramos poder demostrar en Puerto Rico estos asertos. Pero quizás muchos de los estudiosos de Hostos, particularmente de su sociología, pueden estar rechazando de antemano ideas que no son las acostumbradas. Solo queremos demostrarlas. No puede reducirse a Hostos al positivismo y al krausismo como generalmente se pretende, porque Hostos fue un generador de ideas propias, producto de sus muy particulares reflexiones. Abramos la puerta a un nuevo campo de estudio que pueda comprobar o negar lo que predicamos. Al fin y al cabo, debemos reconocer que en el caso de Hostos hay mucho más por estudiar que estudiado.

 MRD

* Publicado en 80 GRADOS

lunes, 24 de junio de 2019

Respuesta al Movimiento Victoria Ciudadana


data:image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBxMTEhUTExIVFRUXFxYXGBgXFRcXGBUYGBUXFxUYFRcYHSggGBolHRUVITEhJSkrLi4uFx8zODMtNygtLisBCgoKDg0OGxAQGy0lHyUtLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tKy0tLS0tLS0tLS0tK//AABEIAOAA4QMBIgACEQEDEQH/xAAcAAAABwEBAAAAAAAAAAAAAAAAAQIDBAUGBwj/xABGEAABAwEFBAYGBwYFBAMAAAABAAIRAwQFEiExBkFRYRMicYGRsQcyocHR8BQWQlJykuEjM1RigvEXU4OTsmOis8IVNHP/xAAaAQACAwEBAAAAAAAAAAAAAAABAgADBAUG/8QAJxEAAgIBBAICAgIDAAAAAAAAAAECEQMEEiExE1EiQQVhFDIGodH/2gAMAwEAAhEDEQA/ANujSGBOgK1stoIMS8CMOQJSgDCJAJQURANbKcwpVMo0rdDIbcwELJbR2fJ/UktIILTBjLJzT62uRWvLlDvGg1zDi4esNQs2ZXGy7G+aOaNqR1oMTkOPctJsocTqhzgQMzvgCPZ7VS2+i7NzCXgRk6AeIMcFabJVJaZykyM/Nc3PJOFm/FCUZUX17X4aIhjMbtOTeZKydrv22Tj6UdgaIHcRotNXu11TqtdhB1dqe5RxsnRYSQGuJbhlxxQd7pgEu7VnwuO25FmSKTpDezF+Prua1+AzOYEaKDtxaHms2iCcIaDGgJJOvIQrOw3M2iR0cyM5nU8k1tVZcdWhUjVpaQeIzE+J8E0JQtsaUHwjKUrLTdLSSCIzAOEExEmOa2exVEsoAEkyXHPcJgQeGXtTTKZEy1oxRigAYu2Bmryz0gzCGgAQIA3ZaLVpcqlNop1WLZFE5oTjKaS05JymugYB6kxPuCbpBLcgyBI5SHIpRogsQUiqAja5M1nIfZCsvK8eiggTM+zvChjaIb2+f6otojk3tPks+5bMeJSVsy5ZtS4NH9Y2/dPifggs1KCPgRX5mayYRYkJTZKBcPMKcSaCcLUAhByWCiwIQhYB4BJSQ5KBStDIOEi0UcTS3iEsI1XNWqHi6dmItBLSGEABz8J5Anj4qLddE0qj6bu1p5Zx5rVX5dgeC8CcusOPMcwsveLWsYHhxLg7eZIC42XE43A7eLIppTX0X1jqxqE+94c4NCpqFrLo9yn2erv3rmpyj8TQ4p/JE+rWwkD57k3ejMdEkatOIdo3eCrb4tLsAcMntzB90bwVXu2nhjmkYXEQRE574WqON1x0Ztyv9onU7QHwRuhXrRp2LEbPWoF3WO8mDOnwW8plrgIK16PHsm2ynWZFOKok0zIT7SoTJG9L6ddM5xLbXS3VVW1KvijZaTvCFBJvS80kOUXpCnmvTEH2PQqJsVEC5QgGYc8Ucpj2Sg6y0XfYYf6R7lR7SOIayDvPkqH6Q4H1j4q6OKUlaZmyZEmbb/46j/ls/KEaxP0t33j7EFZ4J+yvyx9GsNFBtNPEIAIFgTWpSCUAlsgkJJTqAhEIhoSwjCKUpAyUoJCWAg0FMINVNbrlaQ8jUgwNwKvEirSxiOKozY4yXJbjyyh0zntgBAAdlmd8f3VjVtQaJ1yy8skxWoftHS8DMxAhpjIkDeJ3pDrM0D1gd85GOwALkz08d9s6S1MtlCbQ/VzzOjo9jfcqsNkySJJ+QpFYue5rQHNYYJn1n7h2DXJJfZQSBJMdbLKYP6q3Zx2Vb+eQdHhMgCN4JEjyMc1pLgq4hDZyMwdBxg71WV7OyozSTGZB7pIPci2eqGlWLHEQR1T9mfnyTQaT7En0a7EOKQ48ETXT1uPzkm31s10I8mfocpuRl+ajznpqnaY3JqBY64o2HmkdEnGsUCLDkHPSSm8SiRBu1Xe6uAA4DDx3zwUF+y9Xc5h7yPMKbXvPoM8Mzl2Jtu1X8ntV0ZZEviZcig3yRfq1W/k/MfggpX1qH3D4oJ9+Ur2Y/ZYSjxJMoQlLV0LDkcpICCBA5QBQDE8KQUIJaUpwSsMIEoBEAJYSSUnEhyQkNCi26pGFkwakiZghoycRzMwO9OVK7WNLnGAASTwATV29HeFkpV2EtPWwOjMYXkQ4cDAkKuXQyZlNprGAXObkWwG8IjTJZ2yXlh9b55adq1V5Uage5lYYXGY4EQACOWqyte6jMNzndmT3QuU5fNpnU8dwUl6FMvYdY5uc7l1W8AE5QtOEYnGAcvHOI7gjo7PVzLnMhoz1aI7py71U3lejGkMaA/DkTiyk8CNU+y+kUbkiwpWzC52HKc4+c4VvcT21amJ0ggZNJIDo3idexYytfMZdGCd3BvzCZ+k1HOxOqGdwGQHcrI4fuhJZPR2ZzY9yjYDKw9zbbVGQysMbdJ+1+q21it1Os3FTeHDlu5HgtcWVMc5QlN1ROYktbmnIPEoiUOk5JJqIEFOScKLEUA5MQq7/AD1W9vuVI3VbuxYM8eH+qPZKkmhQP2Kfg1Xxy7VTRlyY9zswM80a3v0Sh/ls8GoI+dehPCQ0oFByAalLEGCltRNCMlAI5KPEo7npBeUSWSHVEjEmMaRaLYym0uqVGsbxcQB7VKBZKLlVXvtDQs37x4xbmDNx7AsftNt7INOyHiDVj/xg+ZWEfUk4nElxzJJkk8ydVKBZqNpdsKlqGBrejojUEy5/DFuA5KTsBtm+yO6N8usznZjU0ydXM94WNtJkA955zlKFmqwZ+e9VSaY6PS1ss1G00wSA9pbia9vCJlruxYO3XvY7JOr37mAhz/6yMmDlr2rndDaC0NpGi2s9tJxJLA7LsB1A5DJSNnbOy1WilZz1Q90FzRmBBJ17FT4ot7q5LI5JRVXwSL3vu0Wx2CHBp0pMmIOk8e0qktlA03lhIxNyMZhp3id5XQ9p30btp9DZmjp6g9Y9YsboXnmdAuZufuzJOZJ470yiDf6HA89qWypnojpNy5pIpmZBgD2lBP0Fr2PgQNDiPsCcu63PouxMJB5E/JSKL41Mzv3JdWoCNISynzyh4r0bK6dtQ4htVsH7w94V/TtodnMg6RBXKX0+Ccstvq0jLXx708JIErOrh51CeZJ1WP2Z2m6U9G/J+7gf1WypGd6tsCY41hS200poTkIIJS39o08z5KkY4zqfFa21XX04gPDY4idVF+qbgZ6Rv5StEMkEqZlyxk5cFB0p4lBX/wBVnf5jfAoJvJjKtkyyKUE1KBeqy8ViSsSap8U4SgEJwUe0VmsaXOMNAJJO4DMpxzliPSleZp2ZtJpIdVdnH3W6zyJhQBAvv0iTLbMyP53+bW/FYq23k+q7HVe555mY7BuVSKhSi/LJLuAS3WncMknEmqaImClbsZKjRbKXS61120GOa1zg4gumIaJIMcpW7q+i5uEgVTiHZms16IqsXnR/mbUHjTPwXerZSJEgZjgPFK+CM857R3JUsj8D8wRLXfeG/vHwUe5bW9lVlRjiwsOMuESANYnWfV712++9n6NqAZWYTBkQcJB0OY8lzLbax2ahaPo9nYGhgBqnEXFzjmGmTlAIPaeSFJhspb+vF9Z76tQy95mOA3NHIBVdJuaTWqYnk6jROUUsn9DRJTDuHzzTVpqycAyA1QqVYBA19/6JhhhRKkM3bHGuLSB9k5dikCNN+qjVMxCSXmQe0HuUaUogTpkmSTkmCSTyCFYmAAcyc+QRhsCEK2qh/wCzHrBULKtN06Ob5rsNmfouLOdHcuvXNXx0mO+81p9isxvgVloKsHNLFSUxUCS0p6ImLtV6OogYADOs8u9M09pKh+yz2/FR70aSGwCddATwVbTyJlaIYoONsy5JyUi8+sD/ALrPb8UFTY28Qgj4cYvlkaXEjASsKMKouQSBKVyTNQwoQSSua+l1pxUHH1cLxzmWnTs3rpErh+199OtVocTk1vVYOA58ypIFlE2rnkB5+aUyqeXgE21sFLwx71UwofpkHl5FGVGx8FKIzmfkqBNl6JhN52f/AFP/ABuXoYuXnH0YWkMvKznPV48abl3027ETA08e5K+wES321tJtWs7JrA4nuHDwXnq8ba95fVd69VznHvM+zRdL9KF9RZm0RINV4B4wDO7nC5JaaoL8XDL2RKbpEoNroUik6O0+wcUw1oGbtB/3HgiNYHjnv+dEnDY/Q+XSctyOEw0QD3eYUlxE97o8M0JDJBMfKSW59qEds8gjoHOcyBnkEIrkkg8XWJjkOxG4pumZA18MteKJ57e74oPljJ0gnldU2ZtGOzUiNzAO9uXuXKhGkkbtOPuW59H9q6jmcDI79fb5qzH3QsjbUHTqnzAUemzNPBWtAHrNe1Gzz01VlPFpiMTGseIUmntTYzpaaX51zX0on9x/qf8AqsXYjr88U8cKkrspnkqVHoH6x2T+IpfnCC4LiQU/jfsXys7mEqU2g5yhYgy5NuOqQ56DSpQLBGS89XkIqO/EQe4lvuXd78tho2erVbmWMcR2xkuDF+IEuzkkzzOZSz6BYVHid2ftyCbpxnrmN/sTjT1SBy9/6JijAkndp2pCB0xJhPPdpwJPu9yRRECeOnv+e1AOnX+yjQxsvRsQbys4cYGNwjd+7dAXdrK0dcDh71542Jn6dZutrWYNDvMcF6Gt7egp1KhcIDSe4AlI+yHD9v7x6S1uAOVMBo7SJPu8FlGE4weUmeEHVO220F7nvmTUeXe0x5pmqQIAO7PmYITtEQurU6wgSIEA9kmecylFziIj26KKw7jlz4JxwOhd4JKGskTDc/nrJVR2fe/yUeddyBdnM73e0QlSHsekzPGMtNOBTlJ0SeYHtzUdrt+XfPiIRmpp2yefFMuAMWx+X9J96FQ5Jlh0z0Rl+W7vnLsIUSA+gYvV/EP1W49GbZdU7AsOCJGehmAMltfRpaYfVZOrQR3GD5hNHsjOjgcUh5hE5+SjVX7lYEcfs5Z7b+/Dup6uF+H1tZ46JLfRrYRp0o/1Z9yyW1992iz9H0FV1PFinDGcREz2+1UtDbO34ZNqf7Pgm2TfKZTKUb5R0X/Dexf9X/c/RGuZ/Xa8P4p/g34IJtmT2Luh6OvB6S5yTCcACgyG4REpZyUatUQQRq86YfSqNd6rmOB7CM1wUYQXCd+WWvNd1tNXqOngfJcItNKD4qMVh0xnHKFHFMTmfD5ySqT96J4zVZBbnIgUiEuFEMWuztfBaaDhq2rTPg8fBd+9K1uFK762cFwwj+owvPVzuw1qbj6oqMJ7A4E+S7B6cbZ+woNB6rqkx97C04e7Oe5K+wnHC7CJ3kZchx7U2CmnvJMn+ycxKMiBCNryRE57vgiyKMNQQwQPNLSnCRPj8UyTuUIh4IiUEhpQDYYRDJJcUTnogYsPzVrsvePRWljtxcAew5FUtQpdnfDgeY80yVC2d7D4HNRquuilUQC0O1kA+ITFU5qxDlJfuyte2hvQ4OpinE6PWiIy5KsHoztwEfsT/qfotFa9rhYIBpOqdJnk4CMPaOaj/wCLTP4V/wDuN+Cl5PpFUlG+Sh/wxt//AEv9z9EFe/4tM/hn/wC434IKXk9C1A06BQeE0aiYdB1aijlE6pJUC+rd0NCpVicDS4DidynQGzGekDaR7XmzU8hAxuGpkThB3CPNYR1c6EqXbLzfWqGpVcCXamB3dwCj1WtGYIKUWxklOASE3lwKXKUZIn3Ncla04+haHdG3E4lwaBJgCTvJ0HJX1h2KdkbRUDB91vWd3nQHxWi9Hlmiw6fvq7z2tpgNEntLle2mykZgZyuZqtXOM9kDq6PRwnHdMh3Zd9Czs/Y0xO9x6zj3nRRr2sjLWBSqvIwnEzMjCTkSJV6GhrJMCNf0UQWKjXmDDho4GD+qwxyZN97jo+LGo1t4MTa9gKozpva8cHZH4FUT7leCQS0R2/JXQrW+rRlgfi5b45c01Ws7KjQWkHl8V0ceXJuUcj76f0YHjwbXKMbrtfZjxsnWiTUpcgCTPshUJctNtPa6lEhrMmOEdh4BZSZWtQyRbUznzlikk8f+yQx+/wCShUp5yNPnJIlHTqjQ6eXNGisUU2lOyMJMqUQQSg12acbTnWB2pupRIzTVwSwVHpsOQIRFFIDO37O2nFZaRnPo2z4J8uVLsk4/RaOf2ArlzFYkEyW29Fz+jwtc6MWgnhwWVNgqf5b/AMp+C7JdF80LMHCvVZTxRhxHWNY8Qp521sH8XS8f0U8jXCRXKCbuzhP0Gp/lv/Kfggu6/XS7/wCKpeJ+CCnll6B417Gaj1FquUgqHaimQbGw9V1/0TUstdu803R2gT7lLcUl5lpHEEeIRaFs4ciKetdIse5pEFpII4QmIWd9joU1OtCaS6WfaignVdn6vR2WyM0/ZOqd9So9y0ramNoWUr2VzaNmdBxMoU2ObpmBp7UzQvuq3KCe4eE8FzdToszm5KN2dfTa7T+NRcqaNS2pTeXUqg56xI4c1DtthFE46D8P8hMg9h1VRaLydUgVKcATBAzBjIyEdh6R8Mc6cwATlmSMllWDJe3bybVnxVv3KgjUDpqOJxz4DgAnKFnLnswkNBcATuz3p2+9nqtCr0biDIBkaZ8OOkKTYqcdXgN67Wk0MnjccnT6/Rwdb+RxxyKeHtcP9oa2uuLI0zhc4jKOO4hcnq0ixxa4EOBgjsXYazHEyARAyzWL29sABZWwwXZHuEg+wrblw7ca+2jmYdRuyvjsyZTbtUprkbm71jRvBTM5b93PkiJ3pCdL5ziTvHPioQKoHHODCbZUKHSniUfSzkYPPgmFDqt37vJNFLa6DB3pLgoE6nsU8/Rqcnj4SVp3uzWL2LqEWZnaR7StQa+qtIZXbZsmnv8AW8wsv0XJdj2duihaQ81qTamEgDFOU6wrn6oWL+Fpfl/VJLOouhXjb5OBdDy80F376oWL+Fpfl/VBT+TEHhfsrHvUG0PSxWCYqhWLgAxUemy4nROvZko7giAze1GzrrRD6eEPGRkxiHbxCwl4XfVouw1GFvCdD2HQrsA0TFsszKrcFRocDx3cxzVco2FHHZV/sNQx22kIBALnGd0NMHxhOXzsnVpEupjHT3RqORCgXbVfTqsbSJbUDgZ0z4Z7hvnmkXxYWm1SOv29uI4d27lmo1K7W780xWtxBbiw4vt4TLZ5FS6dWTPyeS6vNcHIdbmmWdiuijV6raoa8fZc2PAg5hWV37HuFZj31GlrSDAnOMxkeaz8SJBg7jwWu2RtVV1Ih8nCYBO/isOo341uT/6bdPsyPbQW2F1Pq9G+k3E5pIIGuE/qs1VsFQGOieORaZ7uK3lrtzaTTUcctFkb02hqPxEPwMHcfHXuS6bLkcaS4G1GLGnbfJRFz8UGB596zO3jh0AmMQe2ByMyry6Ltr2p3SNAZRDs6lT7Ualo37+Q4rM+kS3U6rwKQHR0zhDhrUM9Z5O+dByCs1GphH4fbJpNDkneRdLkxLmosSMlNErIjWKQa6DPyVNuy6KtdrnUw2GwDL2tzIJEYjnodEq87lrUGtdUbhxGAMTSZiY6pM5ETwOSjZCI6jOYOXzl2psU+1X9luCthwuwjpCYaXCQQJa7hByGu8KDZrmrvYXNAjEGwXAEk5Aji2SM+aNoFELoT/dNkK3o3BUNWrRL2Y6bWnU4TLmgjFEiA6TluRXdcNSsagYWB1M4XBzspB1kDTI5/wAqFho2uy1KLNT7J8Sreo7JSLmuN7aTGy3IAbzoI3DPQ+CatlEtc5p3EiYiQJEhXRaYHZqNg5wVc/tN8lqe8rMbAj9nV/EPJagBY8q+bLY9A7ygjRKsJzkhNlxShUSoXSMiEpEJ9miaqBQYS9uSiOapZKBZvKFkGmSFlL/slFtWWMAfHWIymTw4/Fa2d6wlpr4nudrJJnlOXsWLXTcYV7PQf4/pY5c7nLqJfbJ2N9pc6m0xgZjE9oEDxVnUovALYIIMQNZmJVh6I7H+/rHTq0xl/U7zC0t+WNg/aRAzJPDmd5V2h1clFRkcz85pMb1Unj4Ki6LAA0vqZRm4k6DlzKZtm2eCoKVNoY0ZhpzdHF3AlUV97VNawspMJfpidoOYHFZa6Q51XESSc8zrJ/utygsjuZx03jjUTq99Xt07KbW5CMb+3QDz8VVWW4n2h46QllnbGWhqcewc1O2bugkNLh1ef2v0VrtxV6C76xBhxaGT+NwaY7is2XMsUNsDVp9O8+ROf3SOe7bbVdI36LZOrQZ1SWZB8ZYQR9ke1YK8BhpwTmSP7qyaIy3Kpvt2be9cjFkeTLyey1mjhpNG676KwFIKMJIK6R5Is7j+kuLmWeZyc6IEfZBJd+JSLVVt1oaGvFR4YcQ6gBDpFODAEukgRxKi3PeNWkXGk3ES2D1S6ADrl4d6ubXtRaGsANEMDCHHpA6S9zhUyBicwDGsDeoyDFGtbqjCWF5LHEODWgFpzBaABrkZHJCyWi0/RS6kSGTixAwWYThI78XPTcjoXnaaDKrSA3HUeXS2WkujHhdw037go9FtsZTq2YMPRgnH1WkNLYcYf3TkdAgwjn0S3F7azXFz6rGOxNcAYcQGB8gAEkDLkjoXbaqT2v67cbmhzg5vrOMwYcZyJzI1JT1W326nTacMNptAzpghrQeoSSNCXEjm5StmLdVrVRjcCxsGMLYkZDdrv7lI2yG3ovIEYj4lNVqk7ye9CpWlMOctKihHybfYD91U/GP+K1Kyvo//AHVT8Y/4rVhYsv8Adl0ehMoI0Em0JzJ7SE5RKfABSX0RuXQ+jKKaEh1PNOMS25oDEV1LNJrFS3tyhMPaggshW2oG03uOgaT7FzuxCpUeynTaXOcQAAMySt1tM6LO/nA7iRKL0TWZptbnEDqUyW8iSB5T4rn6pqU1Fnf/ABvkxaWeaLo6Ds/dDrNQZSECBLjxcc3HLmrCtZQQWuOoM8581IqGSBxTVehDXOnQE+AlGPCOXKTnK32zlG0Nns7ajwWjJ0ZCEvZFlnfaWU8gCSQ3iQJgkdiytrtjqhLnEnESfEpy4bWaVoo1B9mo0n8MwR4Eqyf5O1tijoR/xmcU8k3+0jv1GngEns7As16SaRfd7yJ6rmO7g8StQ4ghNW+yNq0n0jm17C3xEKufyiYcMvHkjL0zzuVT343Np7VobzsLqFV9J3rMcWnnGh7wQe9U19PGADeSIWHA2sp7D8qo5NC5J8dlFKJAlESuueDLO5Kr2vPR0nVCWxDZkHGwtdIBiC0eKmXneNavTNM0CBiDzhDiRAFOI3CSBGqh3JfBs5e5rA4uAGZIiDM5a6nxVtW2vOFjWU/VJcS45Fxc18w3OA4ZZ6aiUGN9EOtelasBipNc2iZc2HZ4iAA5pP8ALujepj9obSWY+jYabscnA4gDqscX5wPsgE/GYFg2iq0+khrSajnPcTOrhnEHvCYo3zVZQdZxh6NwcDIM9bXMHzlSuCF4LZb6ocOgxNqAOc3oxDoaHAnOQS0AkexXmzdx1WUpw+t1jMAtG4Gd4Czd131XfUa1uASW4iGQSGtDZMk5w1o7lt23nUiCYB4AZc/afFPji7sDaH22GpEwBkScxlABz5wdNVFB0SqtvqxGMwZG7ORnPFMB60K/sV0dC9H4/Yv/AB/+oWqCy/o9/wDrv/8A0P8AxC1MLBk/uy1dBQgjhGlCf//Z



Respuesta a Bernabe y
al Movimiento Victoria Ciudadana*





NO:
La ESTADIDAD NO ES, NI PUEDE SER, UNA FÓRMULA DESCOLONIZADORA.
No importa qué diga la ONU cuando habla de "integración".

El brazo NO puede doblarse ni la boca enmudecer
porque el MVC no se atreva a negar la Estadidad
para buscar apoyo en los estadistas.


HOSTOS LO DEMOSTRÓ DE UNA MANERA CATEGÓRICA, QUE NO ADMITE REFUTACIÓN,
que LA ESTADIDAD NO ES UNA FÓRMULA DESCOLONIZADORA.

Podrán integrarse socios, hermanos o parientes como una determinación soberana de ambas partes.
Pero NI Naciones de raíz y naturaleza diferentes,
Ni países de antemano SOMETIDOS a la Servidumbre y Explotación Colonial.

Hostos pareció aceptar en el 1898 la inclusión de la opción de la estadidad en el plebiscito que promovía realizar.

Pero como parte de un proceso libre desarrollado a lo largo de un tiempo razonable de ejercicio soberano del pueblo de Puerto Rico.
No era un tonto.

Él fustigó a los líderes republicanos de la España de fines de la década de 1860
que pretendían realizar un plebiscito entre monarquía y república
porque sabía muy bien que el resultado estaría amañado
después de siglos de servidumbre monarquía
y nada de experiencia ciudadana libre republicana.

Nadie rechaza la libertad con la conciencia libre
porque "la libertad es un modo indispensable de vivir".
Sin Libertad NI PUDEN CUMPLIRSE LOS DEBERES
NI PUEDEN EJERCERSE LOS DERECHOS.

Y no dejó Hostos de decir poco después del 98,
que la Ocupación era de CONQUISTA e "IMPERIALISMO",
que LA "ESTADIDAD SERÍA LA ABSORCIÓN",
Y QUE PARA ELLO SERÍA "NECESARIO EXTERMINARLO" (a Puerto Rico).

Y lo más fundamental,
AQUELLO QUE NO ADMITE REFUTACIÓN
es que como lo asegura:

"AQUELLOS QUE VEAN MÁS A FONDO EL PORVENIR
SEGUIRÁN QUERIENDO QUE PUERTO RICO SEA
UN ESTADO CONFEDERADO DE LAS ANTILLAS UNIDAS...
PORQUE SABEN QUE NI HOY NI MAÑANA NI NUNCA
DEJARÁ NUESTRA PATRIA DE SER NUESTRA".

NUNCA DEJARÁ NUESTRA PATRIA DE SER NUESTRA.

De modo que
mientras no haya independencia
la solución al problema colonial de PUERTO RICO
NO HABRÁ TERMINADO.


Marcos Reyes Dávila
¡Albizu seas!

Respuesta al artículo publicado en 80 Grados el 21 de junio de 2019 bajo el título "Preguntas ineludibles: estadidad y descolonización" por R. Bernabe y Rodríguez Blanchs 









Related Posts with Thumbnails