viernes, 18 de julio de 2014

Netanyahu


jueves, 17 de julio de 2014

No hay una guerra en GAZA


NO HAY GUERRA EN GAZA
             HAY EXTERMINIO

                       
Inglaterra, vieja raposa y avarienta”. León Felipe.

No hay un “conflicto” en Gaza. No hay una “guerra”.

Ver lo que ocurre como una guerra entre la Hamás palestina y el estado de Israel es concederle la mentira y la justificación a los judíos belicosos. Mirar esto como una guerra milenaria que se remonta a los tiempos bíblicos y las cruzadas es un error de perspectiva.

Lo que ocurre en Gaza es un exterminio, ejecutado por uno de los ejércitos más poderosos del planeta contra una comunidad que vive en un gueto acosada por la pobreza, el hambre y restricciones inhumanas a la libertad y al derecho de vivir.

Pero lo que más indigna hasta la rabia es contemplar cómo, con la más absoluta impunidad, Israel realiza miles de ataques en unos días en los que son asesinados decenas de niños, centenares ya, y mujeres, casi todos civiles. Eso nada tiene que ver con el conflicto milenario, porque Israel sabe lo que hace cada vez que asesina un niño, y lo que hace lo hace con la intención de hacerlo así.

El gueto de Gaza evoca indefectiblemente al famoso gueto de Varsovia que inició el exterminio de los judíos por los nazis. ¡Cuán terrible que sean las víctimas de aquella atrocidad las que ahora construyen otro gueto y ejecutan el exterminio de los palestinos! Los nazis lo hicieron en campos de concentración. Los judíos en el poder lo hacen ante los ojos del mundo, a la vista de todos.

Dicen que los gobernantes de Europa le temían a Hitler y por eso no
intervinieron con su ascenso hasta que él los atacó. Por eso dejaron desangrarse a España en el preludio de la segunda guerra mundial. ¿Le tienen miedo los poderes de la OTAN a los judíos y por eso no intervienen? No. No intervienen porque son cómplices del crimen. También eran cómplices de Hitler.

Los EEUU le vendieron gasolina a Franco durante la Guerra Civil Española. En toda Europa había militancia pro nazi como también la había en Estados Unidos. Hay fotos en la que se ve lleno el Madison Square Garden de Nueva York con banderas nazis y norteamericanas y paradas multitudinarias por las avenidas de Manhattan. El enemigo verdadero eran los obreros, los sindicatos, los comunistas que estaban entonces tocando las puertas del poder. Esa fue entonces una de las razones poderosas de la complicidad de los poderes atlánticos con los nazis. Todos juntos contra una República Española enemiga de los terratenientes y amiga de los rojos.

Ahora se trata del control del Oriente medio. De toda esa belicosidad que no permite vivir en paz en Irak, Siria, el Líbano, Libia, Egipto, Palestina, etc, etc. Israel es la punta de lanza de los imperios actuales, comenzando por las corporaciones norteamericanas, naturalmente. Por eso la impunidad de Israel. Son socios de los dueños de la OTAN y de la ONU. Cómplices del genocidio y la explotación.

No. Israel no destruye hospitales y ambulancias por error, y los servicios de luz, agua y telecomunicaciones, ni bloquea la asistencia humanitaria internacional que intenta llevar medicinas y alimentos, ni expulsa de su tierra y sus hogares a los palestinos, ni asesina a los niños y las mujeres por error. El exterminio es intencional. Esa es la política homicida del Estado de Israel, UNO DE LOS CRIMINALES MÁS ATROCES DE LA HISTORIA CONTEMPORÁNEA.

Ah, “Inglaterra, vieja raposa y avarienta”, decía el poeta español León Felipe, entonces. Y yo digo lo mismo ahora. 




Marcos
Reyes Dávila
¡Albizu seas!


 

viernes, 11 de julio de 2014

Un Abraham para Palestina



Un Abraham 
        para Palestina

Dejemos que dios resuelva

cuando la eternidad quiera tomarse
un minuto al menos
por Palestina
y perdonemos mientras tanto
eternamente
las bombas de los asesinos

Digamos que no sabíamos
como los alemanes de los nazis

Miremos para otro lado
o cerremos los ojos
y los oídos como los simios
porque la boca está cerrada

Pero cómo explicarle al cielo
que no somos cómplices
si la sangre corre
casi agua potable
de las piernas amputadas
de estos pajaritos


No sé si hay un testamento nuevo
que mencione la pureza de esta sangre
porque no hay una línea
en el podrido Torá judío
que la ampare
o que diga basta

a este diluvio de crueldades

Y qué dice Abraham
por cnn
de tanto Isaac sacrificado

Qué dice el dios de Abraham
de tanta sangre sobre la leña de las bombas

Qué dice dios

sepultado entre las ruinas y las piedras

Por qué no detiene la mano de Abraham
sobre Palestina

Por qué no hay consuelo que ampare
un niño muerto
ni dos niños puros que no vivían en Sodoma
sino en Gaza
ni tres niños bajo el cielo
que no supieron nunca de Gomorra

Quedémonos callados
miremos a otro lado
digamos que no sabíamos
como los alemanes de los nazis
y pensemos
desesperadamente
cómo explicar
que no somos cómplices.

Diré que no sabía...
Diré que no te vi...



Marcos
Reyes Dávila
¡Albizu seas!
 

domingo, 18 de mayo de 2014

Julia de Burgos, Me llamarán poeta, El SIMPOSIO

(BRINDAR POR JULIA ES BRINDAR POR PUERTO RICO.
No por "la ruta que hemos elegido como país",
SINO POR LA RUTA QUE NECESITA, IMPERIOSAMENTE, EL PAÍS,
LA RUTA DE JULIA.
REENVÍA. CONTRIBUYE. PARTICIPA.)

--------------------------------------------------------------------------

JULIA DE BURGOS

"Me llamarán poeta": 
                El Simposio


 

Aunque Josemilio González expresara con gran tino que “Julia fue la perfecta desterrada”, observa desde 1985 el fenómeno ascendente  en todas partes de la obra de Julia que la ha convertido inopinadamente en una figura “cenital”, como decía Juan Antonio Corretjer. El hecho incontrovertible es que Julia fue acogida con entusiasmo en Puerto Rico, tanto por el pueblo como por los intelectuales, desde antes de la publicación de su primer libro, como “novia del nacionalismo”.  Su obra publicada en vida fue celebrada en todas partes y rápidamente reconocida allende los mares por figuras de la talla de Gabriela Mistral, Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez. Su muerte causó conmoción, y un aluvión de reacciones. La revista Guajana le dedicó uno de sus primeros números. La revista Mairena, un número monográfico. El Ateneo Puertorriqueño, un congreso internacional en el 1992. Al lado de todo esto, homenajes de todas clases, desde pintores y teatreros, hasta el de Ballet de San Juan, la orquestación sinfónica de Leonard Bernstein, o la popularización musical realizada por Zoraida Santiago, los cubanos del Dúo Darias, y los españoles de la Discreta Academia que han realizado además una edición española de la poesía completa, entre muchos otros.
        Manuel de la Puebla comentaba hace treinta años que “el impactante

Añadir leyenda
crecimiento” de Julia obligaba ya a ver a Julia “como mito en plenitud”.  Josemilio González, en ese mismo entonces, concurría con de la Puebla, al señalar que era ya en esos años “un fenómeno impresionante”, mayor aun que el de Juan Antonio Corretjer. Y añadía: “Raras veces la angustia ha sido perforada con mayor eficacia expresiva”. 
    Quizás, amén del carácter entrañable y transparente de su verso, sea esa la clave del mito que ha convertido a Julia de Burgos en el gran altar de las querencias.  Algunos roen aún esas expresiones que hemos llamado "leyenda negra", absurda, que fue una de las causas de sus destierros y que es la antítesis de sus verdades sencillas: el amor, la solidaridad, la sed de justicia, la igualdad de géneros, su desdén hacia la urbanidad burguesa. 
    Julia intentó vivir en la utopía que forjaron sus aspiraciones sencillamente humanas, sencillamente de la clase de las inmensas mayorías. Y, desde luego, ese compromiso inquebrantable con la nación libre de Puerto Rico que le impuso,  “con la tea en la mano”, la querencia ineludible con el pueblo dominicano durante la dictadura trujillista y con el pueblo español que luchaba contra el fascismo. 
    El resultado fue el choque y el descarrilamiento. Mas así como la derrota del Quijote no invalida sus ideales caballerescos  y sus principios renacentistas, la muerte prematura de  Julia tampoco cancela la utopía que fraguó en más de veinte surcos. Julia pervive en la memoria a través de innumerables destellos como el sueño entrañable de cielos estrellados.
    Este año juliano del centenario de su natalicio hemos asistido con asombro a la eclosión de una onda que se expande y que rescata de este modo a Julia de todos los destierros. Tenemos la certidumbre de que esta expresión entrañable de amor fortalece la nación puertorriqueña. De esta suerte, a cien años de su natalicio y a medio siglo de su muerte, Julia de Burgos le sirve más que nunca a la patria.
    La Universidad de Puerto Rico en Humacao, en colaboración con la Comisión Nacional del Centenario de Julia de Burgos, con el grato recuerdo de Congreso Internacional Julia de Burgos auspiciado por el Ateneo Puertorriqueño en el 1992, y en perfecta armonía con los pueblos que la cantan, organiza el SIMPOSIO “Me llamarán poeta” a celebrarse en el recinto de Humacao de dicha universidad a principios de febrero de 2015 como cierre del AÑO JULIANO.
    Convocamos por este medio a todos los interesados, sean académicos, poetas, historiadores o artistas, a interpretar el fenómeno. Infórmenos de su intención a la siguiente dirección: marcos.reyes@upr.edu.


                                                        Marcos Reyes Dávila, 

                                                                        Coordinador    

viernes, 16 de mayo de 2014

Los Nuevos ESTADOS UNIDOS CORPORATIVOS




Los NUEVOS 
ESTADOS UNIDOS CORPORATIVOS.
Aquel de 1776, 

de Jefferson y Lincoln, 
de una persona - un voto, 
falleció.
MRD
¡Albizu seas!

El Nuevo Fascismo Europeo


El NUEVO FASCISMO EUROPEO


En efecto, cada día se oye más y más 
denunciar la presencia del FASCISMO en Europa. 
Cualquiera sabe el vínculo de sangre 
entre el FASCISMO 
y el CAPITALISMO. 
Por eso el GRAN ENEMIGO DEL FASCISMO ALEMÁN 
LO FUE LA UNIÓN SOVIÉTICA, 
a la que le costó la suma de 30 millones de muertos. 
Pero hoy el Fascismo va de la mano de la OTAN y de EEUU. En el centro, ALEMANIA OTRA VEZ, 
portavoz de la Unión Europea.

MRD
¡Albizu seas!

miércoles, 14 de mayo de 2014

Marcos Rodríguez Frese - In Memoriam



Marcos Rodríguez Frese: 
          para llorar tu nombre
 
                         Para llorar mi nombre”, MRF


Pido disculpas, antes que nada, a Marcos Rodríguez Frese, porque aunque él
previera, en unos versos, que tendría con el asuntito de su propia muerte “un pacto de silencio”, nos sentimos, todos, en la necesidad de romperlo. Porque el duelo que se guarda en silencio quiebra el cántaro del pecho; porque el dolor, como el amor, no puede contenerse; porque Marcos fue palabra peregrina; y porque, como bien dijo el propio Marcos: “no nos consuela el llanto”... A Marcos, hay que cantarlo.

Recuerdo que, en algún momento de 1990, Vicente Rodríguez Nieztsche se comunicó conmigo para pedirme que hiciera una antología de la poesía de Guajana. Quería publicarla en el 1992 con motivo del trigésimo aniversario de la revista. En ese momento, hace casi 25 años atrás, no estaba definido aún con certeza quiénes constituían el grupo Guajana. En la antología que preparé, redacté un prólogo, producto de una investigación que me fue necesaria realizar para poder concebir los límites y el contenido del trabajo. Era imprescindible definir con la mayor exactitud posible quiénes constituían el grupo Guajana y a quiénes tenía que antologar, pues en la revista publicaron casi un centenar de poetas.  El número final de Guajana se publicó en septiembre de 1982, como un número extraordinario preparado con motivo del vigésimo aniversario. Aunque desde fechas muy tempranas muchos de ellos comenzaron a publicar sus propios libros, hubo siempre una voluntad muy firme de mantener una identidad de grupo. De manera que era imperioso definir ese grupo. Ese es parte del motivo que dirigió la investigación que se refleja en el prólogo.

Desde entonces, es decir, desde ese libro, titulado Guajana, hasta el final del fuego,  nadie discute ya quiénes constituyen el grupo fundador de Guajana. Una docena, sin pretensiones apostólicas, a las que se han ido sumando nuevas voces, mientras otras han hecho mutis por el foro. Don Manuel de la Puebla me había entrenado para poder realizar esa tarea, pues desde la fundación de la revista de poesía Mairena colaboré con él de manera bastante cercana. Incluso me hizo leer y evaluar todos los libros de poesía publicados en Puerto Rico durante la primera década de Mairena, esto es, de 1979 a 1989. Gracias le doy por ese esfuerzo titánico, pues eso me permitió realizar, sin extraviarme, la antología de los 30 años de Guajana.

La fecha de nacimiento promedio del grupo se ubica en el 1942. Marcos Rodríguez Frese nació en el 41. Fue compañero de pantalones cortos y de juego de canicas de Vicente Rodríguez Nietzsche, amigos y cómplices desde la primaria. En el primer número de Guajana Marcos publica nada menos que un soneto, lo que pone en evidencia que no era ya, a su corta edad, un poeta turista, de visita o de paseo por la poesía, y también pone de manifiesto en él un afán de superación y de perfección que fue una característica perdurable.

A pesar de la hermandad de Marcos con Vicente, Marcos nunca integró la junta editora de la revista. Pero entre ellos estaba, y estuvo siempre. Sí fue editor del “rincón poético” de una revista anterior, en la Escuela Superior Central, llamada El Palacete, entre el 1959 y el 1960. El alegado comefuego del grupo, José Manuel Torres Santiago, comienza sus publicaciones en la revista, curiosamente, con poemas de tema amoroso, nanas repletas de diminutivos, versos ceñidos a las formas tradicionales como el soneto, y un tono neorromántico y lastimero, de palomas, flores, barcarolas y lágrimas. No es sino cuatro años más tarde, con el número dedicado a don Pedro en la segunda época de la revista, que Torres Santiago toma el giro que habrá de caracterizar su “paloma asesinada en las manos del pueblo”. Curiosamente, es Marcos quien desde el principio aborda el tema patriótico, “la ruta herida”, con actitud firme y redentora. Marcos parece haber sido quien primero aleccionó políticamente a los miembros del grupo. Desde muy joven, perteneció a la Fupi, y siempre, participó y colaboró, hasta ayer, con las agrupaciones políticas independentistas. De hecho, Wenceslao Serra Deliz cuenta en su maravillosa Memoria que no cesa que Marcos lo tomó del brazo un día de 1960 y le dijo a boca de jarro: Vamos a una reunión de la Fupi. Marcos llegó a presidir esa organización. Por eso puede, o necesita decir, en su temprano “Manifiesto”, de 1961, antes de la fundación de Guajana, lo siguiente:

    Contra quienes detienen tu mañana
    tengo el gesto de rayo...
    Ya derramado,
    ya... Patria en la espina,
    Patria en el copo blando
    y en la nada,
    ya traigo mi palabra,
    rosa ruda...
    Por saberte exaltada hasta ti misma,
    vengo dispuesto a herir todas mis rutas.

Marcos, tocayo mío, fue siempre un poeta cuidadoso, de un verso trabajado con amor artesano. Esa cuidadosa búsqueda de la palabra lo alejó siempre del ripio y de la imagen manida, la más fácil. En eso, Marcos recuerda la excelencia en la dicción de grandes poetas, como Luis Palés Matos, o de poetas importantes de hoy, como José Luis Vega, Vanessa Droz y Edgardo López Ferrer. En el 1971 publicó los dos libros que habría de llevar bajo el brazo durante muchas décadas: Todo el hombre, premiado por el Ateneo Puertorriqueño en el 1968, y Árbol prohibido, también premiado por el Ateneo Puertorriqueño al año siguiente (1969). En ambos libros predomina una voz de autenticidad plena que bucea las interioridades del alma. Afortunadamente, poco antes del golpe que lo abatió, sacó a la luz, instigado por el grupo de guajanos para celebrar el cincuentenario de Guajana, una recopilación de unas obras que deben ser casi completas, y que tituló Redor. Ese título es evidencia de ese decir cuidadoso y exigente de Marcos. Este libro recoge los previos, junto con poemas no recogidos en libro hasta ahora.

Pocos meses antes del golpe que lo abatió sin misericordia, como solo puede hacerlo la naturaleza anónima, tuve la oportunidad de ir con Marcos, tocayo, a la República Dominicana. Fue una jornada maravillosa, divertidísima, en la que Marcos estuvo deslumbrantemente jovial. Me alegra saber que disfrutó tanto ese momento. Creo que puedo contar, sin cometer una indiscreción, la anécdota siguiente.

Una mañana nos despertamos todos, fuimos a desayunar, regresamos al hotel, y Marcos no aparecía. Nos empezamos a preocupar y llamamos a la puerta de su habitación, sin respuesta. Nos alarmamos tanto que obligamos al administrador a que nos abriera la puerta y, para nuestra sorpresa, no estaba allí. Alguien dijo con un poco de sorna y divertimiento, que la noche anterior lo habían visto “tirándole maíz a unas pollitas”, una ancestral aficción suya, incorregible. Mas la verdad, revelada más tarde, fue que habían ido a buscar temprano a uno de nosotros para hacerle una entrevista por televisión, y encontraron a Marcos, que había madrugado antes que los demás, y que se fue sólo y sin desayunar para no despertarnos.

Oí en la funeraria, la noche en que velamos su sueño, que Marcos era un poco difícil, algunas veces, un poco hosco. Hosco es una palabra que podría irle bien si recordamos que es el nombre de un ícono nacional hecho célebre por Abelardo Díaz Alfaro, quien nombra de esa manera al toro puertorriqueño, de nación, que no nació para tolerar el yugo. El mismo toro de ese José de Diego que tenía, según Marcos, “la lengua de fósforo”, el toro que no bala como el cordero, sino que, cuando se ve en la brecha, muge y embiste. Y a la verdad que Marcos, mi tocayo, era incorregiblemente disidente y protestón, casi tanto como parrendero, y cantante a dúo o en trío. Pero para mí que era hosco sólo de gesto, de la manera externa, porque podía ir seguida inmediatamente de esa sonrisa de sus ojos chicos, y porque Marcos aceptaba las decisiones tomadas en contra de las suyas, y luego era el primero que defendía lo acordado. Marcos, mi tocayo, era un hombre extraordinariamente solidario, y un grandísimo amigo, en las buenas y en las malas. Alguien en quien se podía confiar a ojos cerrados. 

Me llama la atención el hecho de que en el poema que aludí al principio, “Un pacto de silencio”, Marcos, tocayo, certificó en verso ante el notario de la poesía, que moriría “una tarde plena, / si es posible, de abril”. Y fue posible.




 

Marcos
Reyes Dávila
¡Albizu seas!
 7-5-14


martes, 6 de mayo de 2014

ELISYUM




ELISYUM

Una Lección de Democracia 
entre el Presente y el Futuro

Dicen que ELISYUM es una película de ciencia-ficción que se ubica en el 2154. En esa época el planeta Tierra está superpoblado y altamente contaminado. Los ricos y poderosos han construido un espacio en órbita, separado –un apartheid–, donde viven a todo lujo en un lugar edénico. Ellos son los ciudadanos de Elisyum. Los pobladores de la Tierra, en la película, hablan, muchos de ellos, español.

La película, se me antoja decirlo, refleja un proceso que estamos viendo realizarse poco a poco. El dominio de los grupos corporativos es tan grande, mucho más grande, que el de los pueblos. Ellos han tomado el poder, pues la democracia, en manos de una muchedumbre “prescindible” de pobres y de latinos, no es para ellos. 


Por eso el Tribunal Supremo decide permitir que gobiernen las Grandes Corporaciones a Estados Unidos, por eso el retroceso de los Derechos Civiles que permiten a ese gobierno corporativo vigilar a todo el mundo, por eso las millonarias deportaciones de latinos de Obama y de inmigrantes en Europa, por eso el empobrecimiento creciente de los pueblos.

No es difícil concluir que hacia un mundo así vamos. La película refleja el sentir de los poderosos en Estados Unidos y sus aliados ante el incremento de la población latina, en Estados Unidos, y de los inmigrantes africanos y asiáticos en Europa.  La idea de que una mayoría latina permitirá anticipar un un Imperio latino en Estados Unidos y un estado latino en Puerto Rico, se cae de bruces.


Quienes creen que el grupo blanco de ricos macpatos permitirá que los latinos, chicanos y spicks, tomen el poder tranquilamente, se equivocan absolutamente. “Lo que ha sido es lo que será”, dice la Biblia, cuando no media una revolución que termine con la sociedad de clases.


Marcos
Reyes Dávila
¡Albizu seas!

jueves, 24 de abril de 2014

GGM



GGM

Pero si usted era tan solo


      –querido Gabo
un cuento del camino
por qué se me ha quedado
naufragando elegías y nostalgias
y hablando entre los libros
Dígame de paso
cómo se dice adiós
sin exilio ni olvido
si usted se aferra al arrebol
de los barriles de abril
y a sus correos de octubre
Dígame cómo se dice adiós
a ese galeón anclado en mi pradera
si usted circula en mi sangre
y hunta artritis en mis huesos
Dígame cómo le digo adiós
a este diluvio de flores amarillas
si su nombre viene como un tren
desde el mar de los sargazos
cargado de esos trabajadores revividos
que reclaman otra vez
aliento sobre el surco
y un jornal
en la alegría de las madrugadas
Y cómo le digo adiós a la hojarasca
si lo llevo aureliano en el costado 
enredado de brazos y de eréndiras
y un racimo de palabras
llenas de sudor y de angustias
y llenas de caminos
de otro arcadio
Si aún llueven en el recuerdo los gabrieles
si los gallinazos llegan detrás de los bananos
si las almendras no han perdido su olor
de amores contrariados
cómo decirle adiós al laberinto del otoño
si espero un pescadito cada viernes
si lo llaman esteban los ecos del acantilado
si el viento del caribe se impacienta
cada tarde en el recuerdo de un castaño
si ríes escondido por la casa tras los marcos
y la soledad se te hace comadreja
Dígame cómo
coronel sin soledades
si alborotas como una úlcera sin remedios
por los manuscritos
más leídos del milenio
que declaran otra vez la revolución
de un coronel que siempre espera
un milagro de gitano frente al hielo
Cómo te digo adiós
sin espantar este payaso
en la trompa de elefante
estas mariposas amarillas
de la melancolía
y esta joven virgen de oro
en el camello triste
Cómo te digo adiós
Gabriel García Márquez
con esta enorme piedra en el zapato
si te llevo en mi pecho          

aturdido y desplumado
y más pollito que gallo.


                   MRD
                   23 de abril, 2014

                  ¡Albizu seas!

CHIQUI VICIOSO: Los Mitos, A propósito de Julia de Burgos y Mayra Santos Febres


A propósito de Julia de Burgos y la biografía de Mayra Santos Febres


 CHIQUI VICIOSO


LOS MITOS


Recuerdo que una vez me acerqué al maestro Oviedo a invitarlo a una  obra de teatro de mi autoría y un conocido “promotor”  de las artes, me dijo con lascivia que estaba “sorprendido”…   Sorprendido de qué si usted no me conoce, le repliqué a este horroroso tipo que proyectaba en mí sus fantasías, o sus desinformaciones.

Recuerdo también en Casa de las Américas, cuando un tipo larguirucho y seco se me acercó con una joven y le dijo “esta es la viciosa más grande que hay”.  No tomo ni coca cola,  le repliqué y entendió que había metido las cuatro patas.  Era otro que proyectaba en mí sus fantasías, o retorcimientos, esta vez a partir de mi apellido,el cual me ha hecho sujeto de múltiples chistes y malentendidos.
 

En otra ocasión, vi a hombres jóvenes, exitosos y atractivos intentando evitar por todos los medios que sus también exitosas y bellas mujeres sostuvieran una extensa conversación conmigo.  Pude haber reaccionado como hay que reaccionar frente al irrespeto, pero lo que hice fue mirarlos con compasión.  Dios mío, pensé,  cómo pueden ser tan inseguros bajo esa fachada de autosuficiencia del hombre burgués, en todas partes.
 

Creo poder decir, sin equivocarme, que ninguna mujer desata las especulaciones y fantasías eróticas de todo tipo en la población como las artistas.  Mientras es difícil encontrar datos biográficos de los grandes escritores que tengan que ver con sus amores, públicos o clandestinos, sus  prácticas sexuales, o sus preferencias afectivas, las biografías de las mujeres están plagadas de ese tipo de inuendo, con los cuales pseudo biógrafos intentan explicar su obra literaria, estableciendo de facto una conexión entre sus textos y sus vidas, como si la obra fuese una fotografía de la intimidad de sus autores.
 

En este año del Centenario de Julia, siguen abundando los mitos sobre esta mujer que murió estando casada, desde hacia una década con Armando Marín, músico y contable, compatriota suyo, dos semanas después de salir de un hospital y como resultado de la experimentación científica a la que se sometió para la cura de la cirrosis hepática, no de un trágico amor que la llevó a dar tumbos de basurero en basurero “derrotada por el alcohol” y el trágico desamor de un dominicano. 
 

Escandalizados porque conoció y siguió a un hombre que la deslumbró con su intelecto, pocos recuerdan que al encontrarse con él ya Julia se había divorciado de su primer esposo Rubén Beauchamp, a quien conoció no en un Bar sino en las luchas nacionalistas.
 

Según los mitos que abundan, producto de mentes que proyectan en ella sus propias perversiones estructurales, a Julia Juan Isidro la “drogaba con morfina para que practicara sexo grupal con otras mujeres”, calumnia que ponen a circular “las malas lenguas”, pero que repite sin ningún respeto por su memoria una mujer escritora que se supone independentista:  Mayra Santos Febres, con pretensiones de biógrafa. 
 

Yo que conocí a Don Juan Isidro, y tuve el honor de ser depositaria de su confianza en lo que se refiere a su relación con Julia, sé no solamente que Don Juan Isidro era un caballero de su época, sino también que amaba a Julita, como le llamaba, hasta el delirio.  Y cuando uno ama así no comparte al que ama ni con su sombra.

La otra falacia, fácil de corroborar a partir de los archivos del Departamento de Corrección de la ciudad de Nueva York, es que a Julia, que solo media 5.8, es decir que era más bajita que yo, “le cortaron las dos piernas porque no cabía, como un fenómeno de circo, en el ataúd”.   Tanto los rércords de defunción, como el ataúd que finalmente albergó sus restos y fue velado en Puerto Rico, evidencian un sensacionalismo barato que nada contribuye a obras de ficción, o pretendidas biografías,  de una poeta que es bandera de lucha de su  indomable país, y como tal no merece que lo que se legue al estudiantado de borinquen sean especulaciones, o baratos chismes, de quienes la utilizan y han utilizado, para ganar notoriedad.
 

A Mayra Santos Febres y a Diógenes Valdez, les remito a las palabras de Don Juan Bosch:  “Julia era una mujer muy discreta y muy equilibrada.  De unos modales muy correctos.  Siempre muy limpia, elegante, alta, de muy buena presencia, y una lectora y estudiante muy buena, porque pasaba horas enteras leyendo allá en la casa, los libros que traía de la Universidad”.  “Nunca le oí cotidianidades, o expresiones fuera del buen tono”.
 

A Julia, afirmo, se le puede aplicar lo que le dijo un sacerdote peruano a Bolívar:  “Vuestro nombre crecerá con los siglos, como crece la sombra cuando el sol declina”.

Chiqui VICIOSO
Related Posts with Thumbnails